Los primeros camiones en Chert

Por Julián Segarra Ortí

   El transporte a lomos de caballerías en cuyas alforjas se cargaba unos 100 kg. de peso a cada lado del animal, era de capacidad muy reducida y por la década de 1870, Ramón Segarra Conesa @Tintoré, adquirió el primer carro del pueblo para el transporte de la ropa de sus clientes en la tintorería. Años más tarde, a principios de la década de 1880 de finales del siglo XIX y como consecuencia del aumento de la fiscalidad en el impuesto de la Renta del Alcohol, Francisco Ortí Ortí @Tarambana decidió trasladar a su familia y negocio desde la masía dels Planjovés en el término de Canet lo Roig al pueblo de Chert por sus mejores vías de comunicación y se tarjo, un carro de torno de los de eje curvado utilizado en los envíos de aguardiente a Holanda y que había comprado su padre Manuel Ortí Beltrán para el transporte de dos barriles de 600 litros cuando se desplazó desde La Llecua en el término de Morella para cultivar vides, elaborar vino y destilar el alcohol. Todo ello, animó a otras personas del pueblo a adquirir también un carro para el transporte durante las primeras décadas del siglo XX.

   Tras un incidente con el capitán D. Jacinto López de Haro Peñaranda y un carabinero a principios del verano de 1922 a la entrada del pueblo de Benlloch transportando alcohol con el carro de tracción animal para el fabricante de aguardientes del pueblo Víctor Mateu Mateu, del que Julián Segarra Ferreres @Tintoré resultó detenido, esposado y durante 72 horas encerrado en Castellón de La Plana saliendo bajo fianza y del resultado del juicio, comprobándose que los barriles llevaban las reglamentarias etiquetas, le costó el puesto al capitán de carabineros por su informal proceder, propuso a su suegro la compra de un camión entre los dos para estar menos tiempo en la carretera, pero Francisco Ortí Jovaní @Tarambana no quiso arriesgarse porque aquel negocio era como la compra de un reloj y cuando se averiase no habría quien lo arreglase y entonces, mi padre Julián Segarra Ferreres @Tintoré, vendió el carro, el macho Morico, los aperos, el pienso y todos los enseres del transporte y con 3500 pesetas, en agosto de 1922 compraron con su esposa Vicenta Ortí Ferreres @Tarambana al agente exclusivo para la provincia Francisco Balaguer Gonel de la calle Herrero, nº 10 en Castellón de La Plana su primer camión Ford T con motor de 16 HP fiscales, 4 cilindros  y 750 Kg. de carga pero transportaba dos barriles de 500 litros sin problemas, al que le asignaron la matrícula CS-232, era de ruedas de goma macizas de 4 pulgadas, disponía en el pescante de tres pedales de los que apretando el de la izquierda a fondo, accionaba la primera marcha, al medio estaba el punto muerto y soltando, quedaba engranada la marcha directa, con el pedal central, accionando y soltando, permitías al coche retroceder hacia atrás o avanzar hacia adelante, el pedal de la derecha era el freno, con una palanca a la derecha del volante, se accionaba el acelerador manual, pudiendo alcanzar velocidades de 40 Km./h. y en los ejes llevaba las ballestas transversales en cada uno de ellos. Para poder circular por carretera, en compañía del Ingeniero Jefe Provincial de Obras Públicas D. Angel Ochotorena Trujillo, dieron unas vueltas por la ciudad y en su Oficina le entregó un Certificado de Aptitud con el que circuló durante medio año hasta el año siguiente que nacieron los Permisos de Conducción y cubiertos todos los gastos, aún le sobraron casi 50 pesetas en el bolsillo. Por la rapidez en el servicio de transporte comparado con el de tracción animal, hacía muchos viajes diarios y consumía mucha gasolina y al no existir estaciones surtidores, hizo un contrato con el Sr. Bayarri de Petrolífera S.E.C.E., representante de la Casa Shell que estaba en la calle de Vera, nº 36 y 38 de Castellón de La Plana y que después será director del Banco de Castellón antes de fusionarse con el Banco de Valencia, para que le vendiese 1000 litros de gasolina todas las semanas que le llevaba al pueblo el hijo soltero del abuelo @Toribio de la plaza Nueva (Juan Ramón Ferrás Collado), que murió de joven a los 22 años de edad el día 11 de marzo de 1927 y se desplazaba todas las semanas a Castellón de La Plana con su carro. La gasolina venía envasada en latas de 5 galones (unos 19 litros por lata), de las que cabían dos en el interior de una caja de madera muy bien construida con colas de milano al precio de 10 pesetas por cajón.

   En noviembre de 1925 Julián Segarra Ferreres @Tintoré, compró a los hermanos Juan Sebastián y Cayetano Verdera Forner de Vinaroz su segundo Ford (si la dona vol), con la condición de aceptación de su esposa Vicenta Ortí Ferreres @Tarambana, por ser en aquellos momentos concesionarios para El Maestrazgo del representante provincial Francisco Balaguer Gonel; tenía el motor con el nº 9086847 y era de 16’25 HP, al que le asignaron la matrícula CS-908 lo que animó a su amigo Mariano Beltrán Beltrán a adquirir otro Ford T igual para su fábrica de jabones que lo conducía su hijo Práxedes y a Ramón Beltrán Ferreres @Mono otro para su tienda que se carrozó mixto con asientos delante y caja detrás y que conducía su hijo Benjamín. Posteriormente, Joaquín Doménech Sanz @Figues compró un turismo menos reforzado para su negocio de géneros de punto y tienda de telas.

Chevrolet de Julian Segarra Ferreres de Chert

   El día 1 de marzo de 1928 el Ingeniero Jefe de Obras Públicas de Castellón D. Luís María Velasco Páramo, le renueva la documentación al segundo Ford de Julián Segarra Ferreres @Tintoré con matrícula CS-908 y a finales de mes, bajando de Morella cerca de Anroig, se le rompió el cigüeñal, por lo que el día 5 de abril de 1928, día de San Vicente, Julián Segarra Ferreres de Chert compró un chasis Chevrolet al representante de la Casa General Motors & Cía, el Sr. José Cervera Moragull de la calle Cervantes nº 27 frente a la estación de tren en Tortosa de 500 Kg. de carga que lo matricularon como T-2452, con motor de 4 cilindros, 16 HP y neumáticos de aire 4'25X21 capaz de alcanzar velocidades de 60 Km/h., con 3 marchas hacia delante y aunque la carga era de 500 Kg., podía llegar a los 750 Kg. sin dificultad y que carrozaron entre los hermanos Rosendo Segarra Ferreres @Tintoré maestro carretero y Julián Segarra Ferreres maestro herrero. Por entonces, Mariano Beltrán Beltrán cambió el Ford T al comprar un camión Unic con motor de 11 HP de cuatro cilindros con 1500 Kg. de carga y matrícula CS-1815 que lo conducía Manuel Calduch Zaragozá @Sevil y otro Unic idéntico fue adquirido por Manuel Ferreres @Cagó, hijo de José Ferreres Sanz, para su almazara de aceite y que lo conducía su hijo Miguel. Juan José Carbó Ferreres @Perot, para atender su tienda y molino de aceite compró un Chevrolet de 1500 Kg. de carga, con motor de 16 HP y 4 cilindros y que conducía su hijo Vicente.

   El médico D. José Tomás García Tirado compró un turismo Talbot que solía conducirlo Joaquín Zaragozá, el hijo de Mariano Zaragozá Beltrán @Lo Ferré de la plasa. El heredero de mi abuelo Francisco Ortí Jovaní, Quico @Tarambana, había comprado un turismo descapotable Citröen de matrícula CS-2284 y se le modificó para camioneta. Vicente Salom Jovaní, para su fábrica de jabones, adquirió un Chevrolet nuevo con motor de 21 HP y 6 cilindros que lo conducía su hijo Matías y otro idéntico, lo compró el Sr. Gallench @La Clota, para su tienda de tejidos que conducía José María Gil Beltrán @Tabola.

   A consecuencia de la guerra, el ejercito republicano solicitó por conducto reglamentario a los propietarios, la voluntad de cesión gratuita de su vehículo y entre ellos, Vicente Rambla Rambla @Sabaté, regaló su turismo Citröen B de matrícula M-35337 con motor de 14 HP y 4 cilindros, el médico D. José Torres Doñate el suyo CS-2997. Así mismo, Juan José Carbó Ferreres @Perot que había renovado su Chevrolet por otro de más potencia de 21 HP, motor de 6 cilindros y capacidad de 3000 Kg. de carga de matrícula CS-2843 fue el primer camión en regalarse, estando al servicio de la Cooperativa de Consumo del pueblo. Lo solía conducir Joaquín Celestino Ferreres @Marcelino que, por su mutua amistad con mi padre Julián Segarra Ferreres, aprendió de chófer con su camión, pero le cambiaron la matrícula por otra del Cuerpo de Carabineros. Regresando de Aragón con suministros y exceso de carga, se le rompió un palier y hubo de dejarse en la masía de La Lloma en Morella con lo que me enviaron a mi de conductor del coche de mi padre con un Sargento Mecánico de Carabineros para averiguar la avería e intentar repararla, el hombre tenía los dientes cosidos y solo podía tomar alimentos líquidos. Mariano Beltrán Beltrán entregó su camión Unic CS-1815, Miguel Beltrán Beltrán su camión Chevrolet CS-2127, Joaquín Ferrás Collado @Toribio un camión Dodge Brothers de 23 HP con motor de 6 cilindros y 3500 Kg. de carga, Joaquín Bel Adell su camioncito Cirtöen de 4 cilindros matriculado como CS-2284, José Vicente Doménech @Chapa un camión nuevo GMC con motor de 28 HP y 6 cilindros con carga de 5000 Kg. que lo conducía Carlos Ferreres Cherta @Rovelldou, los hermanos Beltrán de los Jabones Beltrán, también regalaron su otro camión nuevo Diamond de 23 HP con motor de 6 cilindros y 4000 Kg. de carga con matrícula CS-2896, Miguel Ferreres @Cagó su turismo Adler nuevo de poca potencia, Julián Segarra Ferreres @Tintoré que le había cambiado las ruedas de su vehículo por otras nuevas de la casa Pirelli de Manresa que consiguió su amigo Vicente Cifré i Folch, también debió regalar su camión Chevrolet de matrícula T-2452 estando al servicio del hospital militar instalado en el pueblo y tal vez algún otro más que ahora no recuerdo como Manuel Bosch Martí que había comprado un lujoso turismo Buich con motor de 28 HP de 6 cilindros y para evitar se lo requisaran en Valencia del Cid, lo entregó al Comité de Chert, pero se lo llevaron los soldados de la Columna de Hierro en el frente de Teruel.

   Después de la Guerra Civil, solo se recuperaron dos camiones, el Chevrolet de Salom y el Unic de Beltrán Hermanos, aunque unos años más tarde se encontró el Chevrolet de Juan José Carbó Ferreres por Mataró, ya que los chóferes de la Cooperativa la Unión Chertolinense se lo dejaron abandonado al no podérselo llevar con ellos a Francia y al ir alguien a matricularlo, se comprobó que ya lo estaba. En este caso, el Sr. Vicente Cifré i Folch de Industria y Comercio del Automóvil, S.A. y representante de la Casa MAN en Barcelona, se enteró del incidente e intervino en la recuperación el camión del que resultó ser el de Juan José Carbó Ferreres @Perot de Chert, pero como le habían quitado el motor, el Sr. Juan José lo vendió.

   El Ejército tenía unos camiones Opel Blitz a la venta, con motor de 6 cilindros de 14 HP, que estaba montado avanzado en el chasis y así disponían de bastante caja para la carga; mi padre Julián Segarra Ferreres hizo muchas solicitudes para conseguir uno, sin embargo, el primero que vino al pueblo fue un camión Dodge de 3 Tm. que se autoasignó para el alcalde Santiago Adell Marqués aunque nunca había tenido vehículo anteriormente, el resto de los transportistas del pueblo, volvieron a retomar su servicio con carros de tracción animal con machos y algunos con reata.

   Para conseguir un vehículo había que solicitarlo a la Sección del Metal del Ministerio de Industria y el primero que se asignó fue para los Hijos de Francisco Roig Monterde de Benasal, era un Chevrolet con motor de 21 HP y 6 cilindros con capacidad de 3000 Kg. de carga y matrícula CS-3501. En Chert, además del alcalde Santiago Adell Marqués. pudo conseguir un Chevrolet con motor de 21 HP y 6 cilindros, José Vicente Doménech y otro igual los hermanos Beltrán de Jabones Beltrán. En el año 1942 Pablo Meseguer @Pau d'Anroig pudo comprar un Chevrolet usado con motor de 16 HP de 4 cilindros y 1500 Kg. de carga.

   A principios del siglo XX, muchas personas fueron a Argentina en búsqueda de fortuna, algunos se quedaron allí, aunque casi todos regresaron con las manos en los bolsillos. Hubo un chertolí de cuyo nombre no recuerdo pero, que acostumbrado a circular por la izquierda en Argentina tubo un accidente frontal en carretera porque en España se circulaba por la derecha y que montó una fundición. En el año 1943 regresó para visitar España y para su comodidad, compró un turismo descapotable de la marca Buich con motor de 16 HP de 4 cilindros y antes de volverse para Argentina, lo ofreció a los jóvenes del pueblo para su colla o pandilla y lo guardaban en su sede ubicada en la casa de la calle Valencia nº 10, frente al antiguo café de Mariano Beltrán Ferreres, dónde después se pondrá la central telefónica y les conocían en el pueblo como La Colla dels Nísperos, porque en una ocasión les pillaron robando nísperos.

Opel Blitz de Julian Segarra Orti de Chert

   Vicente Ferreres Beltrán @Menescal y Olegario Doménech Beltrán @Figues, tenían una moto cada uno y consiguieron comprar entre los dos un Opel con motor de 9 HP y cuatro cilindros, pero no fue hasta el año 1944 cuando mi padre pudo adquirir la furgoneta Opel Blitz de segunda mano con motor de 10 HP, 4 cilindros y 500 Kg. de carga con matrícula B-66549. Tenía cuatro marchas adelante y era capaz de alcanzar los 100 Km./hora sus neumáticos 4’75X17 originales y al gastarse por el uso, no se pudieron conseguir otro juego idéntico nuevo. Al paso de mucho tiempo, el Sr. Vicente Cifré i Folch nos adquirió otras cubiertas 5’50X17 Firestone, circulando desde entonces con este tipo de ruedas. Cuando se compró el Opel, le rotularon unos letreros publicitarios a los laterales y conociendo el proceder de las autoridades municipales, el vehículo se registró a mi nombre y solicité tarjeta de servicio público porque el negocio iba a nombre de mi padre y de ahí, que en algunos registros administrativos consto como chófer de profesión. Al cabo de unos años, la Delegación de Hacienda de Castellón, me favoreció con un impuesto anual de 200 pesetas por hacer publicidad (100 pesetas por letrero rotulado a cada lado del vehículo) y repinté todo el coche sin los letreros por no pagar, aunque posteriormente, se exigió rotular el nombre del propietario en las puertas laterales de los vehículos.

   Los hermanos Matías y Arturo Salom, hijos de Vicente Salom Jovaní vendieron el Chevrolet a un comerciante de pescado del pueblo del San Jorge y compraron un Opel Olimpia de segunda mano de los que en la Exposición Internacional de Barcelona del año 1935, ganó el primer premio a la elegancia. Antonio Meseguer Ferrer @Patró se compró un camión Ford con motor de 23 HP y de 8 cilindros en V de segunda mano con capacidad de carga de 3000 Kg. y Vicente Carbó Beltrán @Perot adquirió un camión Godge Brothers con motor de 23 HP y 6 cilindros de segunda mano con una capacidad de carga de 3500 Kg. José Calduch Beltrán @Legiero compró un turismo Seat, también de segunda mano que después al venderlo, compró un camión Chevrolet con motor de 21 HP y 6 cilindros capaz de cargar 3000 Kg. Mi primo Rosendo Segarra Sanz @Moliné se compró un turismo Citröen Estromberg "Pato" de segunda mano y lo destinó a taxi, Joaquín Beltrán Beltrán @Casadorín adquirió un Ford 85V8 con motor de 23 HP de tres ejes de los que dos eran traseros de 5000 Kg. de carga siendo en aquel momento, el camión más grande en el pueblo.

   Téngase en cuenta que estamos en tiempos de postguerra, conseguir un vehículo era muy difícil, cada cual se apañaba como podía, alcanzar a comprar uno nuevo se había convertido en una empresa imposible, en los pueblos pequeños no habían talleres y el más cercano de Chert, por suerte, estaba en San Mateo, aunque todos los chóferes se autoarreglaban las pequeñas averías que aparecían en el uso cotidiano.

   En el año 1962, Metalúrgica de Santa Ana instalada en Linares, concede la venta de sus Land Rover a particulares y empieza a fabricar el modelo 109 con motor Rover Diesel de 14 HP, con 4 cilindros, 1100 Kg. de carga y 11 asientos incluido el del conductor. Los cuarenta primeros se los asignan al Estado español que los envía al Sahara a buscar petróleo y el de chasis nº 41, me lo venden a mi porque ya llevaba varios años de correspondencia epistolar con la empresa, siendo el primer vehículo con motor diesel del pueblo. Después de un largo tiempo circulando con matrícula provisional que era de color verde, le asignaron la definitiva CS-19426 y por las dificultades en el servicio de transporte en aquellos momentos, pensamos la familia en autorizar el remolque adquirido para fines agrícolas y que por error fiscal, se le gravó con un impuesto industrial dejándolo parado en el almacén fuera de uso, de tal suerte, fue matriculado como CS-0027-R y para adaptarlo a la camioneta tractor Land Rover Santana, se le rebajó a una capacidad de carga a 1200 Kg. que, unida a la tara de 650 Kg. daban un buen resultado a juicio del Sr. Ingeniero Provincial de Industria de Castellón. Con ello, en cada viaje con el semiremolque, se transportaba el doble de carga, como si se hicieran dos transportes.

© Copyright J.S.O. - 2005

http://www.chert.org