Los últimos españoles en las Islas Filipinas

   Entre el gobierno colonial español y los insurrectos filipinos del Katipunan organizados por Andrés Bonifacio, se acabó con el dominio español sobre el archipiélago filipino. Al concluir la Guerra de los Diez Años en Cuba entre 1868 y 1878 y pensando equivocadamente que no interesaría a la nueva potencia emergente de los Estados Unidos su presencia en el Pacífico, muchas inversiones españolas se reorientaron hacia las Islas Filipinas para buscar nuevas oportunidades en el Extremo Oriente al haberse acortado enormemente las distancias y los tiempos de navegación con la inauguración del Canal de Suez en 1869, por lo que la travesía convirtió a Barcelona en el puerto español receptor de todo el tráfico marítimo procedente del Pacífico y aprovechando el Banco Español Filipino fundado en 1851, se promocionaría el mercado filipino organizando la exposición en Madrid de 1887 y la Exposición Universal de Barcelona en 1898, aunque el comercio y los negocios lo controlaban los chinos con el poder de la oligarquía local.

.../...

y hasta aquí quiero documentar.

.../...

Personal libertado el día 26 de noviembre de 1899 por las fuerzas norteamericanas en el pueblo de Vigan:

Capitanes: D. Baldomero Sanromá Gabaldá, D. Juan Escobar Monselve, D. Gabriel Herrero Larraz y D. José Fresno Andrés.

Médico: D. Antonio Pérez Moreno.

Segundos tenientes: D. Manuel Puch Valverde, D. Basilio Vilanueva Campos, D. Narciso de Vira Oliva, D. Félix Pascual Uberuaga, D. Agustín Borge Rodríguez, D. Juan García Díaz, D. Manuel Martínez Camarero y D. Fermín Gómez Marco.

Sargentos: Justo Martínez Hernández, Juan Orellana Rodríguez, Lorenzo Bello Trompeta, Luis Mingo Velasco, Manuel Marqueti Valier y Manuel Carretero.

Segundo contramaestre: Fabián Rocha Regueiro.

Soldados: Matías Sánchez García, Victoriano Obeso Laello, Antonio Arsach Cosiols, Miguel Pastor Botella, Guillermo Santana González, José Pérez García, Bernardo Gómez Salvador, Manuel Rojo Rual, Victoriano Velado Encinas, Manuel Nieto Cardoso, José Fernández López, Manuel Clemente Gil, Esteban Soteles Albert, Ricardo Rodríguez Barroso, José Ruiz Macías, Manuel Pozo Lozano, José Corps y Olivar, Carlos Velayo Velayo, Rogelio Hernández Diez, Mariano Campillo Jiménez, Cristóbal Benítez Torrejón , Esteban Font Mayer, Lorenzo Valencia Lorenzo, Antonio Osuna Molina, Juan Moliner Corbera, Leopoldo Castellano Franco, José Collantes Astech, Salvador López Prado, Felipe López Muñoz, Sotero Martínez Marín, Cristóbal Moret Prieto, Cristóbal Martínez Navarro, Juan Ferrera Flores, José Pereira Losada, Manuel Cobos Solano, Juan Pérez Planelles, Juan Sosa Luque, José Torrente Ibáñez, Tomás Villuendas Gaspar, Agustín Peruaño Tejero, Miguel Beltrán Blasco, Vicente Doménech Masip, Pedro Loroño Menica, Pedro Rojo Rabanal, Juan González García, Ramón Ausec Lanas, Juan Benavent Gómez, Francisco Calesera Ariza, Dimas Sánchez Martín, José Pérez Villodre, Joaquín Cardosa Gil y Julián Sáuchez Martín.

Empleados civiles.—

Juez: D. José Caballero.

Secretarios de Gobierno: D. Augusto Rulizo y D. Joaquín Chinchilla.

Interventores: D. Antonio Echevarría, D. Pedro Fernández Cañete y D. Miguel Palomino.

Registrador: D. Marcial F. Neira.

Asesor: D. Cecilio Rafael Villaleona.

Promotor: D. José María Olalde.

Médicos: D. Mariano Martín y D. Agustín Llanera.

Notario: D. Eugenio Sánchez.

Ayudante de Montes: D. Rafael Arribas.

Alcalde de cárcel: D. Joaquín Pino.

Portero do la Audiencia: D. Valentín Blat.

Particulares: D. Buenaventura Gasa Baro, D. Francisco Mañosa, D. Manuel Fernández, D. Isidoro Valle, D. José Chepari, D. José Alarcón y D. Rafael Pérez Valdelomar.

Señoras y niños: Dª. Isabel Llaneza, Dª. Asunción Llaneza, Dª. Josefa T. de Mañosa, Dª. Esperanza Mañosa, Dª. Manuela Mañosa, Dª. Josefa Mañosa, Dª. Asunción Mañosa, Dª. Isidora Vilgera de Palomino, Dª. Antonia Palomino, Dª. Rosario Palomino, Dª. Fernanda Godia de Valdelomar, Dª. Dolores Pérez Godia, Dª. Filomena, señorita de Antaferrer, Dª. Juana de Antaferrer y Dª. Angela Mañosa.

Diversos.—

Capitán de navío: D. Julio del Río.

Teniente de navío: D. Otón Sánchez Vizcaíno.

Médico mayor de la Armada, D. Filemón Deza

Contador de fragata: D. Basilio Véiez.

Paisano: D. Abelardo N., domiciliado en Olongapó cuando cayó prisionero.

Contador de navío: D. Eugenio de la Guardia.

Alférez de Infantería de Marina: D. Francisco Concha Pereda.

Cabos de mar de primera: Lorenzo Call y Pedro Pérez Pérez.

Marinos de primera: Manuel Cervantes González, Antonio Peña Suárez, Francisco Romero García, Alejandro Rosas Pereira y Antonio Salorio Casal.

Cabos de Infantería de Marina: Jaime Sarciolo Santos y Norberto Rosado Bigorra.

Soldados: José Pérez Salmerón, Agustín Pérez Mercano, Bartolomé Guardiola, Antonio Gamazó Hurtado, Antonio Martínez Navarro, Francisco Mas Guillén, Miguel Falcó Segarra, Francisco Estes Rufino, Ramón Ferández González, Arturo Matoses Ménguez, Fernando Ordesga Achorra, Justo Falucos Doménech y Juan Medina López.

20º terció de la Guardia Civil.—

Cabo: Inocencio Hernández Bustos.

21º tercio de la Guardia Civil.—

Capitán: D. Ciriaco Pérez Palencia.

Sargentos: Emilio Vidal Vega, Antonio Francisco Guimbras y Juan Jiménez Gómez.

Batallón Cazadores núm. 1.—

Cabo: Pedro Sáez Torrecilla.

Soldados: Eladio López Zapardiel y Mariano Marcos Valenzuela.

Batallón Cazadores núm. 2.—

Sargentos: Francisco Ferrer Fernández, Gregorio Díaz Pérez y Lorenzo Alvarez García.

Soldados: Amallo Bálver Huach, Felipe Toroella Segura, José Martínez Lozano, José Bernabeu Molina, José Gómez López y Vicente Juan Castillo.

Batallón Cazadores núm. 3.—

Sargento: Juan Bazo Solsona.

Batallón Cazadores núm. 4.—

Sargento: Miguel Gómez Lacal.

Soldados: José Castro Fernández y Nicolás González Cabrera.

Batallón Cazadores núm. 5.—

Soldados: Andrés Parello Ferrer y Justo Chamorro Domingo.

Corneta: Pedro Indola Martínez.

Batallón Cazadores núm. 6.—

Soldados: Alfonso Borrallo Ramírez, Higinio Trenez Ruiz, Jacinto Sánchez Per, José Oliveros Valle, Federico Redondo Palomino, Ginés Vivo López y Manuel Ciriaco de la Torre.

Batallón Cazadores núm. 7.—

Soldados: Julián Martínez Dalmasó y José Polls Cabré.

Batallón Cazadores núm. 8.—

Cabo: Pedro García y García.

Corneta: Francisco Saldaña Carballo.

Soldados: Francisco Vega Gómez, Jerónimo Vázquez Valcárcel, Juan Castilla García, Pedro García Gomilla, Pablo Gómez Notera y Ángel Alver Silva.

Batallón Cazadores núm. 9.—

Segundo teniente: D. José Alvarez Aguilar;

Cabo: José Sánchez Guerrero.

Soldados: Antolín Hernández Carbajoso, Antonio Treves Biel, Benigno Díaz Alvarez, Diego Casa García, Dámaso Gutiérrez Gutiérrez, Esteban Buchada Nielo, Francisco Rivera Soriano, José Páez Osuna, José Benito Requeiro, Jaime Femenía Hort, José Millet Castell, Juan López Ruiz, Lorenzo Abadí Jordán, Lucio Galán García, Luis Martínez Cano, Segundo Varela Fernández, Manuel Alvarez Muñoz, Miguel Ortega Rodríguez, Mariano Lezcano Fariñas, Nicasio Hernández Oliva, Ramón Peralta Gandía, Ricardo González Armete y Vicente Soler Martínez.

Batallón Cazadores núm. 10.—

Corneta: José Rodríguez García.

Soldados: Gabriel Merino Grande, Juan Hernández Garrido, José Gutiérrez Salas, José Rodríguez Pérez, Vicente Montaner Moreno y Cayetano Sánchez Alvarez.

Batallón Cazadores núm. 11.—

Cabo: Castor Rodríguez Solana.

Soldado: Vicente Rodríguez Iglesias.

Batallón Cazadores núm. 12.—

Soldados: Agustín Poch Poch, Juan San Andrés Piquera, Marcelino Carruchana Briego y Miguel Blanco Borrego.

Batallón Cazadores núm. 13.—

Soldados: Juan Martorell Pujol y Bernardo Molina Bargas.

Batallón de Guardias Rurales.—

Sargento: Adolfo Bacigaluque Incógnito.

Cabo: Pedro Hidalgo Medina.

Soldado: Domingo Sánchez Mata.

Primer batallón del primer regimiento de Infantería de Marina.—

Soldados: José García Romero y José García García.

Sanidad Militar. —

Sanitario: José Núñez Calvo.

   Además han llegado a Manila Dª. Teresa Clement García y la niña Andia Morís Clement, esposa e hija respectivamente del capitán D. Juan Morís; el Padre Luis Cabello Recoleto, párroco que fue de San Antonio (Zambales) y los cabos Juan González y Ramón Auset del 74; José Torrente de Cazadores y Joaquín Ortega de la Administración Militar.

   Después de tres años de cautiverio por ser prisionero del Destacamento de Santa Cruz de La Laguna, a finales de junio de 1901 permitieron presentar en Manila ante las Autoridades Tagalas a un olvidado.

Batallón Cazadores núm. 12.—

Soldado: Antonio Abarca Camuñas.

.../...

y hasta aquí quiero documentar.

.../...

   En España cuando se produce un accidente y el desperfecto es de importantes consideraciones, de tal desgracia que no es reparable, brota la expresión de exclamación consoladora "más se perdió en la Guerra de Cuba", una contienda en la época de pérdida colonial española y de la que Las Filipinas es la gran olvidada, de hecho, la distancia con Las Antillas estaba entorno de quince a dieciocho días de navegación y a las Islas Filipinas, se tardaba treinta y siete días por lo menos al estar a más de doble distancia.

.../...

© Copyright J.S.O. - 2007

http://www.chert.org